Monday, 14 November 2016

Bajas del bote, y sentir la arena bajo los pies te resulta muy agradable. Has llegado a la playa. La patrulla va a comenzar.
Todo está muy oscuro, sin embargo la luz del cielo más estrellado que probablemente tus ojos hayan visto jamás, va a ser más que suficiente para que tu vista identifique lo que has venido a buscar: el rastro de las tortugas marinas que van a venir a desovar esta noche. Hacemos los grupos de patrulla y cada grupo se encargará de un sector de la playa. Y nos ponemos a caminar en una arena que ilumina tus pasos a través de las luminiscencias del plancton. Es extremadamente emocionante saber que esos pasos en la oscuridad durante las próximas 4 horas van a conducirte repetidas veces al que para mi es, sin duda, el espectáculo natural más bello que existe.
Y ahí está, habitualmente no hay que caminar demasiado para toparte con la primera huella. El contraste oscuro de la huella con el resto de la arena te permite identificar la presencia de la tortuga sin necesidad de usar una linterna. Te aseguras de si hay también rastro de bajada, y si no es así, ya lo sabes: ahí está la primera tortuga de la nocherealizando su trabajo. Subes hacia la vegetación siguiendo la huella de la tortuga para ver en qué fase del desove se encuentra. A veces no ha hecho más que llegar, o aún está haciendo el nido y debemos esperar. El cuidado con el que usa sus aletas para crear el nido es absolutamente increíble.Cuando empieza a desovar comenzamos a trabaja con ella: la medimos, la plaqueamos, la revisamos… Anotamos todos los datos que necesitamos y, otras veces, llegamos a ver cómo la tortugaregresa al océano.

Participar en este proceso durante las noches de la playa Río Oro es una experiencia absolutamente única. Se trata de un contacto directo con un acontecimiento natural que habla por sí solo de lo que es la vida. Estos animales asumen de manera totalmente instintiva su compromiso, y salen repetidas de su medio seguro, exponiéndose a múltiples peligros, porque sencillamente saben que es necesario.
La participación en este proyecto sencillamente me emocionó. Es fantástico saber que existen personas dispuestas a crear organizaciones de este tipo por amor a la naturaleza y su conservación. Fue genial saber que nuestra presencia en la playa ayuda a que este acontecimiento se siga produciendo en el futuro. Y fue genial compartir tantos momentos de risas con los responsables del proyecto y demás voluntarios.
Si duda una oportunidad única para estar en contacto con una naturaleza deexuberancia excepcional, conocer mucha gente, divertirte y aprender mucho sobre estas fascinantes criaturas.

¡Gracias por todo a todos los que compartisteis el voluntariado conmigo, espero podamos volvernos a encontrar pronto!


Juan, 27, Spain

No comments:

Post a Comment